mayo 02, 2015



Qué gusto probar la sangre fresca servida en una copa de plástico, como si no afectara el medio en el cual llegara. 
El sabor dulce al principio, amargo al final, que me deja con ganas de más. Obnubilándome, como si no supiera en donde estoy, o como si eso no importara. 
Y las luces rojas no detienen mi paso, mi boca explota, la cara me hierve, el estómago se mueve. Es la sangre fresca y amarga, el efecto del vino recién cosechado. 
Son las ganas, y el valor de enfrentarme a la bestia, sabiendo que puedo terminar destrozada. Pero el baile nadie me lo saca. 

2 comentarios:

  1. Ajá, que nadie te quite lo bailao...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1/27/2016

    No se que decir...shoqueante...y la foto! Pero muy buen escrito...

    ResponderEliminar

.

.

.

.

b

b

.

.

h

h

..

..

b

b

,

,

.

.

,

,

Mi lugar en el mundo

Mi foto
Buenos Aires, Argentina

♥♥♥